Home   Nuestra Historia

Nuestra Historia

El 4 de abril de 2011, nuestro querido Julián murió.  Su mamá olvidó dejarlo en el cuido esa mañana y continuó hacia su oficina, mientras Julián dormía.  Su mente la traicionó al hacerle creer, una vez pasó la salida del cuido, que ya había dejado a Julián, pero él todavía estaba durmiendo en el vehículo.  Julián murió a consecuencia de hipertermia vehicular, la muerte por calor excesivo dentro de un vehículo, en el estacionamiento de la oficina de su mamá.

Desde que murió Julián, se nos han acercado muchísimas personas que nos han contado cómo esto “por poco” les pasa a ellos, pero afortunadamente se dieron cuenta a tiempo.  Pero todavía, la mayoría de las personas piensan “yo nunca me olvidaría de mi hijo/a en el vehículo”, y creen que esto siempre se podría evitar.  Estudios demuestran que estos olvidos les suceden todos los días a las familias más amorosas y cuidadosas, sin importar su nivel de educación, su clase social, o su tipo de trabajo.  Esto le ha sucedido a un maestro, a una trabajadora social, a una pediatra, y a muchos más… Todos han sufrido, como nosotros, la pérdida de un hijo bajo estas circunstancias.

La Promesa de Julián es una llamada a todos los padres de infantes y niños y a los centros de cuido y escuelas.  Esto es un asunto serio, y cada año las estadísticas demuestran que miles de niños son olvidados en sus carros por sus padres y son rescatados por las autoridades.  El propósito de la Promesa es concienciar a los padres y a las escuelas de este gran problema que confronta la sociedad moderna, y mediante dicha educación, evitar que mas niños mueran en nuestro país por causa de hipertermia vehicular

Con este propósito estamos presentando esta promesa para que los padres y las escuelas ayuden a prevenir este tipo de tragedia.  ¡Gracias por adoptar La Promesa de Julián!

– Familiares y amigos de Julián Rafael Pereira Galinaltis

 
facebooklikebutton.co